Central eléctrica

Una central eléctrica es una instalación industrial que se encarga de la generación, control y distribución de energía eléctrica a una zona determinada.

El origen de las centrales eléctricas se puede remontar a la invención de la pila eléctrica en 1836 por el físico británico Michael Faraday. Sin embargo, no fue hasta 1878 cuando se inventó la primera central eléctrica, que se encontraba en Godalming, Inglaterra.

La central eléctrica de Godalming, se alimentaba mediante una turbina de agua que impulsaba una máquina de corriente continua.

¿Cómo funciona una central eléctrica?

Una central eléctrica puede funcionar de diversas formas, dependiendo de la fuente de energía que se utilice para impulsar la turbina. Las centrales eléctricas más comunes son las centrales térmicas, que se alimentan mediante combustibles fósiles, y las centrales hidroeléctricas, que se alimentan mediante la energía del agua.

Sin embargo, existen otros tipos de centrales eléctricas que merece la pena conocer.

Tipos de centrales eléctricas

A continuación, explicaremos los tipos de centrales eléctricas más importantes:

Centrales térmicas

Las centrales térmicas son aquellas que se alimentan mediante una fuente de energía térmica, que puede ser el carbón, el petróleo, el gas natural o el uranio. La energía térmica se utiliza para calentar el agua y convertirla en vapor, que a su vez mueve una turbina.

Por último, la turbina está conectada a un generador eléctrico que convierte la energía mecánica de la turbina en energía eléctrica.

Centrales nucleares

Las centrales nucleares, por su parte, se alimentan mediante el calor liberado por la fisión nuclear. El calor se utiliza para calentar el agua y convertirla en vapor, que a su vez mueve una turbina. La turbina está conectada a un generador eléctrico que convierte la energía mecánica de la turbina en energía eléctrica.

Centrales hidroeléctricas

Por otro lado, las centrales hidroeléctricas son aquellas que utilizan la energía del agua.

Para ello, se construye un embalse que almacena el agua. Cuando el nivel del agua está lo suficientemente alto, se libera para que pase por una turbina. La turbina está conectada a un generador eléctrico que convierte la energía mecánica de la turbina en energía eléctrica.

Centrales eólicas

Por último, las centrales eólicas son aquellas que utilizan la energía del viento. Con este fin, se construyen unos grandes molinos de viento que, cuando son impulsados por el viento, mueven una turbina. La turbina está conectada a un generador eléctrico que convierte la energía mecánica de la turbina en energía eléctrica.