Un algoritmo es un proceso matemático que trata de resolver un problema utilizando un número determinado de etapas.

Desde que se extendió el acceso a internet entre la población mundial la palabra algoritmo está de moda. Probablemente alguna vez te hayas preguntado para qué sirve un algoritmo o qué es un algoritmo informático.

En el mundo de la informática, los ordenadores y la programación, un algoritmo es el conjunto de instrucciones que define no solo lo que se debe hacer, sino cómo se debe hacer.

La mejor forma de entender cómo funciona un algoritmo es pensar en él como una receta de cocina. Existen infinitas formas de hacer galletas. Eso sí, siguiendo una receta el panadero conoce los pasos que debe realizar. Para que las galletas le salgan siempre con la misma calidad y el mismo sabor, repetirá el proceso de manera precisa.

Al final de este artículo veremos un ejemplo de ello. Pero antes, vamos a ver los tipos de algoritmo y sus características.

Tipos de algoritmo

Gracias a los algoritmos, un programador puede indicar mediante código si quiere que este consulte una base de datos en la que están registradas las ventas del mes pasado. Además, puede darle instrucciones para que las compare con el mismo mes del año anterior y que el resultado se muestre en un gráfico.

En cualquier caso, no todos los algoritmos hacen lo mismo, por lo que podemos clasificarlos en diferentes tipos:

  • Algoritmos numéricos.
  • Algoritmos algebraicos.
  • Algoritmos geométricos.
  • Algoritmos secuenciales.
  • Algoritmos operacionales.
  • Algoritmos teóricos.

Adicionalmente, y al margen de los anteriores, hay otros algoritmos cuyo nombre proviene de sus creadores. Ejemplo de ello son el algoritmo de Shor, de Girvan-Newman o el algoritmo euclidiano.

Por otro lado, y antes de comentar las características, las principales órdenes que se pueden programar son las de buscar, ordenar, insertar, actualizar y eliminar.

Cómo hacer un algoritmo

Para hacer un algoritmo que funcione de forma correcta y sea útil, debe de estar formado por tres partes:

  • Entrada: En esta primera parte se introducen los datos necesarios para que el algoritmo pueda hacer su trabajo.
  • Proceso: Una vez que los datos han sido introducidos, el algoritmo los utilizará para resolver el problema propuesto y aportar una solución.
  • Salida: Tras realizar el proceso, el algoritmo mostrará la solución alcanzada.

En función del tipo de algoritmo escogido estas partes que hemos mencionado tendrán que estar planteadas de una forma u otra. Asimismo, para hacer un algoritmo debes de tener claro las características que tiene que reunir. A continuación te las explicamos.

Características de un algoritmo

Ahora que ya hemos visto qué es un algoritmo y cómo se pueden clasificar, vamos a ver las características y propiedades más importantes:

  • Debe estar ordenado y ser preciso.
  • Su definición debe ser adecuada al problema que pretende resolver.
  • Los algoritmos tienen un número de instrucciones finitas. Es decir, tienen un principio y un final.
  • No deben ser ambiguos.
  • Además, es muy importante que sea viable. Lo cual quiere decir que los recursos que necesita para funcionar sean asumibles. Existen algoritmos muy potentes, pero que no pueden ser ejecutados en cualquier computadora. Esto ya que la potencia podría no poder hacer frente a las necesidades del algoritmo.
  • Por último, debe ser independiente a otros códigos. O, dicho de otro modo, tiene que tener un código propio.

Ejemplo de algoritmo

Vamos a explicar el funcionamiento de un algoritmo, con el ejemplo que hemos iniciado al principio de este artículo. Imaginemos que un panadero hace galletas y para que salgan siempre igual y con unos recursos similares establece un algoritmo.

Probablemente el panadero no sabe que está utilizando un algoritmo, pero en esencia lo está haciendo. Así pues, el diseño del algoritmo del panadero se puede resumir del siguiente modo:

  • Preparar la masa de las galletas y añadir los ingredientes en su cuantía exacta.
  • Colocar la masa de las galletas en un molde.
  • Sacar las galletas del molde e introducirlas en una bandeja de horno.
  • Introducir las galletas en un horno durante 45 minutos a 200 grados.

Si el panadero sigue siempre los mismos pasos y su algoritmo es preciso, entonces puede tener la seguridad de que sus galletas saldrán siempre con las mismas características.

Equipo de redacción