Central solar fotovoltaica

Una central solar fotovoltaica es una instalación que se encarga de transformar la energía solar en energía eléctrica a través de paneles fotovoltaicos.

En otras palabras, una central solar fotovoltaica, capta la energía solar por medio de paneles fotovoltaicos, que son láminas compuestas por células de silicio. Estas células son capaces de transformar la luz solar en energía eléctrica, la cual es enviada a una red eléctrica y distribuida a los hogares y empresas.

¿Cuáles son los componentes de una central solar fotovoltaica?

Una central solar fotovoltaica está compuesta por una serie de paneles solares, un inversor, un equipo de control y un almacenamiento de energía.

  • Los paneles solares se encargan de captar la energía del sol y convertirla en electricidad.
  • El inversor convierte la electricidad en un formato que pueda ser utilizado por los equipos eléctricos.
  • El equipo de control mantiene el funcionamiento de la central solar fotovoltaica.
  • Por último, el almacenamiento de energía permite que la electricidad se guarde para su uso posterior.

Funcionamiento de una central fotovoltaica

Ahora que nos ha quedado claro, cuáles son las partes y cuál es el funcionamiento básico de una central fotovoltaica, es hora de entender cómo funcionan los paneles fotovoltaicos.

Un panel fotovoltaico consta de las siguientes partes:

  • Las células fotovoltaicas son los elementos que convierten la luz en energía eléctrica, están compuestas por materiales semiconductores, generalmente silicio. Cuando estos materiales son expuestos a la luz liberan electrones. Y estos electrones son recolectados por los electrodos y al fluir generan electricidad.
  • Los materiales semiconductores son aquellos que se encuentran en estado semiconductor, esto quiere decir que no conducen la electricidad de forma libre, pero sí lo hacen si se les aplica una fuerza externa, como la luz.
  • Acto seguido, los electrodos son los que recolectan los electrones liberados por los materiales semiconductores y los conducen hacia afuera, permitiendo que fluya la electricidad.
  • Y, en último lugar, el revestimiento protector es una capa que se aplica sobre las células fotovoltaicas para protegerlas de la oxidación y de los daños mecánicos.

Ejemplo de una central solar fotovoltaica

Para aprender mejor cómo funciona y ver un ejemplo real de cuáles son sus partes, puedes ver el siguiente vídeo: