La calculadora es una herramienta electrónica que sirve para realizar diversos ejercicios aritméticos y matemáticos.

En líneas generales, se puede comentar que una calculadora tiene la función de ayudar a su usuario a realizar actividades matemáticas. Entre ellas se cuentan la suma, resta, entre otras más.

Origen e historia de la calculadora

Primeramente, hay que mencionar que antiguamente, lo más cercano a una calculadora era un instrumento llamado “Ábaco.”

Este último se trataba de un cuadro de madera con varias barras puestas en forma paralela, contando además con unas pequeñas bolas que podían ser movidas hacia abajo o arriba.

Ya en el año de 1623, Wilhelm Schickard logra construir lo que se conoció como la primera calculadora automática (también llamado reloj calculador en la época).

Cuando se asoma el año 1642, se sabe que el científico y filósofo francés Pascal construyó una calculadora mecánica a la que llamó “Pascalina”. Esta se usaba principalmente para calcular los impuestos en Francia, al menos hasta el año 1799.

En cuanto el siglo XIX se hizo presente, se crearon una gran cantidad de mejoras y diseños con relación a las calculadoras. Dichos avances se realizaron principalmente en lo que era la calculadora mecánica.

Fue en el siglo XX que las primeras calculadoras electrónicas dieron asomo en la sociedad. Para este tipo de diseño, lo que principalmente se utilizaba eran los transistores.

Finalmente, se debe mencionar que, con el paso del tiempo, se buscaba que el tamaño y la movilidad de dichos aparatos fuera más sencilla. Es por esto que con el pasar de los años, sus diseños se fueron reduciendo a nivel físico, siendo cada vez más compactas.

Tipos de calculadoras

Dentro del ámbito de las calculadoras que se conocen hoy en día, existe una clasificación que se hace con base a su utilidad y las funciones añadidas a su software.

  • Gráfica. Este tipo de calculadora se caracteriza por representar gráficas. Se utiliza mucho en el ámbito de la ingeniería.
  • Científica. Su uso se enfoca en actividades matemáticas, problemas científicos y de ingeniería.
  • Financiera. En este caso, se incorporan una serie de conceptos y funciones que sirven en el ámbito financiero.
  • Solar. En general, funciona como cualquier calculadora. La única diferencia es que se alimenta de la energía del sol usando paneles fotovoltaicos.
  • Programable. Este tipo de calculadoras son capaces de ejecutar un programa, casi como si se tratase de un ordenador.

Partes de una calculadora

Es importante tener en cuenta que una calculadora moderna cuenta con una serie de partes con una gran importancia. No obstante, debido al avance tecnológico que ha habido, muchas de esas partes no son las mismas que las que se utilizaban hace 50 años atrás.

A continuación, se nombrarán las partes que tiene una calculadora moderna:

  • Fuente de energía (Puede ser una pila o un panel solar).
  • Circuitos electrónicos internos.
  • Pantalla LED o LCD que es capaz de mostrar cierta cantidad de dígitos.
  • Un teclado que a su vez cuenta con las siguientes características
  • Identificación de los números que van del 0 al 9.
  • Signo igual
  • Las cuatro operaciones aritméticas básicas. (suma, resta, multiplicación y división).
  • Botones de cancelación y borrado.
  • Función y botón para encender y apagar la calculadora.

Es importante señalar que las partes nombradas, forman parte de lo que sería una calculadora básica. Esto implica que son indispensables para cualquier tipo de calculadora, sea científica o gráfica; todas deben contar con las partes ya mencionadas.

Anthony Rivas
Últimas entradas de Anthony Rivas (ver todo)