x86 es una familia de instrucciones de procesamiento agrupadas en conjunto. En pocas palabras es una arquitectura de procesadores. Dicha arquitectura fue creada por Intel, la cual se basó en los microprocesadores 8086 y 8088 finalizando los años 70.

Su nombre se debe al diseño del conjunto de instrucciones que contiene el microprocesador, ya que todos culminan en números de serie 86.

La arquitectura x86 se convirtió en el estándar en cuanto a las fabricaciones de CPU, ya que, los sistemas tenían mucho más rendimiento que beneficiaban a toda clase de usuario, procesando información a más de 16 bit.

Un poco de su historia

La compañía que desarrolló la arquitectura comenzó fabricando memoria para ordenadores. Luego, para el año 1978, salió al mercado el procesador 8086, el cual se trataba de un chip de 16 bits que dio inicio a la arquitectura.

Una vez que se comercializó en todo el mundo, tuvo tanto éxito que, a partir de allí, todos los ordenadores de Intel fueron creados con la finalidad de que tuvieran compatibilidad con el procesador y así fue hasta el año 2021.

¿Cómo funciona?

La arquitectura x86 trabaja por medio de un proceso bajo el modelo de nombre CISC que sería la abreviación en inglés de “Complex Instruction Set Computer” que en español significa “Computador con Conjunto de Instrucciones Complejas”.

Este proceso se encarga de dividir e integrar los procesos de forma simultánea, llevando la cantidad de memoria que llenan las instrucciones dentro los bits leídos por el procesador.

Ventajas de la arquitectura x86

La arquitectura x86 puede realizar tareas tanto de 32 bits como 64 bits. Esto significa que puede trabajar con un grupo de conjuntos más grande, lo que hace que sea mucho más eficiente y su capacidad de procesamiento sea mayor.

Además, usar 64 bits bajo esta arquitectura también hace que podamos ejecutar programas más complejos y datos más pesados de manera eficaz.

De igual forma, un procesado x86 puede ejecutar varias tareas al mismo tiempo enviando tan solo una instrucción. El proceso CISC mediante el actual trabaja tiene la capacidad de realizar tareas simultáneas, sin que una interfiera con la otra.

Diferencia con los procesadores ARM

La principal diferencia que podemos encontrar entre ambas tecnologías es que los procesadores ARM se usan para smartphones, mientras que los x86 fueron desarrollados principalmente para los ordenadores.

Como ya mencionamos, la arquitectura x86 trabaja con el proceso CISC, el cual ejecuta tareas complejas. Por otro lado, los ARM trabajan con el proceso RISC que viene de las siglas “Reduced Instruction Set Computer”, lo que en español significa “Computador con Conjunto de Instrucciones Reducido”.

En este proceso en vez de enviar una instrucción para realizar varias actividades, envían muchas instrucciones o comandos por cada actividad. No obstante, estas órdenes son más simples que las de la arquitectura x86, por lo que el proceso es mucho más rápido.

Scarlet Pedroza