Biotecnología blanca

La biotecnología blanca es un tipo de biotecnología que se encarga de optimizar los procesos industriales para reducir la contaminación.

En la biotecnología blanca se reemplazan aquellas tecnologías contaminantes para emplear organismos vivos y enzimas que puedan hacer productos más fáciles de degradar y así evitar los desechos durante la creación de estos.

Como todas las biotecnologías, el nombre de su color hace alusión a su función. En este caso, representando a la pulcritud que se obtiene al reducir los agentes contaminantes.

Principales usos

Entre los usos que posee la biotecnología blanca podemos encontrar los siguientes:

  • Implementación de células vivas (levaduras, bacterias, mohos).
  • Producción de metabolitos.
  • Tratamiento de residuos.
  • Generación de biocombustible, reemplazando el combustible tradicional.
  • Creación de la bioenergía.

Todas estas implementaciones tienen la finalidad de reemplazar los elementos contaminantes. De igual forma, gracias a la implementación de los microorganismos se pueden sintetizar aquellos productos que se degradan de manera más rápida, para gastar menos energía y producir menos desechos.

Objetivos de la biotecnología blanca

El objetivo principal de la biotecnología blanca es la reducción de la contaminación, ya que se encarga de crear elementos que pueden sustituir otros elementos que cumplan con la misma función, pero que lamentablemente contaminan el ambiente.

Por lo tanto, esta rama de la biotecnología es muy importante, ya que así reduciría y detendría el crecimiento del cambio climático que es ocasionado principalmente por el sector industrial.

A continuación, hemos resumido una lista de todos los objetivos que proporciona:

  • Producir plásticos biodegradables.
  • Crear energía a partir de biomasas renovables.
  • Implementar etanol como principal sustituto de la gasolina.
  • Reducir la contaminación producida al fabricar papel o derivados del mismo.

Futuros avances

Los avances en esta rama son muy prometedores, entre algunos de estos se encuentra la creación de productos a base de microorganismos que podrían reemplazar el aceite natural, el cual es uno de los principales contaminantes del agua.

Además, se podría reducir por mucho el uso de papel y plástico, siendo reemplazados por aquellos productos biodegradables.  Ambos materiales han sido usados por mucho tiempo a lo largo de los años, mejorando nuestra calidad de vida. Sin embargo, también han sido responsables del crecimiento del cambio climático, por lo que, el uso de la biotecnología se vuelve más que importante.

Scarlet Pedroza