Contrato inteligente

Un contrato inteligente (en inglés smart contract) es aquel programa informático que gestiona los acuerdos registrados entre dos o más personas u o organizaciones.

Este contrato le ayuda a los participantes con la negociación y la creación de los acuerdos que tendrán una serie de condiciones en específico. No obstante, a diferencia de los contratos en papel, los contratos inteligentes se cumplen por sí mismos sin la necesidad de un intermediario.

Al ser un programa, se ejecutan ciertas tareas de acuerdo al código con el que fue programado. Por lo tanto el cumplimiento de las condiciones se realiza de forma automática.

Historia de los contratos inteligentes

El concepto de «smart contracts» fue creado por el informático Nick Szabo en los años 90 con la finalidad de optimizar el proceso de las leyes de contratos y disminuir los protocolos tradicionales.

En este concepto también contribuyeron investiogadores como David Chaum, que de igual forma creyó en la ejecución de las condiciones por medios de protocolos criptográficos u otros métodos de seguridad digital.

Esto sin duda, impactó la forma tradicional en la que se elaboran los contratos, interviniendo conceptos como la criptografía financiera, entre otros.

Ventajas y desventajas

Hacer el uso de contratos inteligentes trae muchas ventajas. Estas son las más destacadas:

  • Mayor seguridad y confianza.
  • No se necesitan terceros como abogados y notarios.
  • Reducción de gastos.
  • Mayor protección de los datos.
  • Mayor velocidad.

No obstante, estos programas también tienen ciertas desventajas, las cuales son:

  • Los dispositivos se podrían hackear.
  • Los acuerdos no se pueden modificar.
  • Errores (bugs) en el código que causen que un tercero robe los fondos almacenados.

Sin embargo, los programadores de contratos inteligentes han tomado en cuenta cada una de estas desventajas. Por lo que se sigue trabajando en su solución.

Ejemplos

Un gran ejemplo de los contratos inteligentes son la creación de las patentes por medio del blockchain. Con esto cualquier empresa puede hacer uso de las criptomonedas siempre y cuando se firmen los acuerdos descritos en el contrato inteligente.

De igual forma, tenemos que se ha propuesto que el sistema de votaciones se haga de forma inteligente.

Tradicionalmente se necesitan personas que gestionen los centros de mesa y las votaciones se realizan con papel. Por esa razón se ha planteado que el voto sea electrónico, sin la necesidad que se acudan a terceros para que gestionen los votos.

Por último, podemos mencionar que los contratos inteligentes también pueden ser usados en el mundo de las apuestas. Mientras que anteriormente se necesitaba un tercero de confianza, ahora con un contrato inteligente se pueden crear una serie de condiciones para cada una de las partes involucradas.

Scarlet Pedroza