Una máquina virtual es una máquina software que imita el comportamiento de una computadora real. Las máquinas virtuales se pueden usar para ejecutar un sistema operativo diferente al del equipo host, lo que permite a los usuarios ejecutar aplicaciones incompatibles con el sistema operativo del host.

Para entenderlo, veamos un ejemplo. Imagina que tienes un equipo con Windows 10 y necesitas utilizar una aplicación que solo funciona en Windows XP. En lugar de instalar Windows XP en tu equipo, puedes crear una máquina virtual y usarla para ejecutar la aplicación incompatible. De esta forma, la aplicación se ejecutará en la máquina virtual, mientras que el resto de tu equipo seguirá funcionando con Windows 10.

Una vez sabemos esto, vamos a ver cuáles son los tipos de máquinas virtuales.

¿Cuáles son los tipos de máquinas virtuales?

Existen dos tipos principales, las máquinas virtuales de proceso y las máquinas virtuales de sistema. Veamos cada una de ellas con más detalle:

  • Máquinas virtuales de proceso.

Las máquinas virtuales de proceso fueron las primeras en ser desarrolladas y se utilizan para ejecutar un único programa a la vez. Si el programa se detiene, la máquina virtual también se detiene. Los ejemplos de máquinas virtuales de proceso son Java Virtual Machine (JVM) y Common Language Runtime (CLR). Por ejemplo,

  • Máquinas virtuales de sistema.

Las máquinas virtuales de sistema pueden albergar un sistema operativo completo y varios programas. Si el sistema operativo se detiene, la máquina virtual también se detiene. Ejemplos de máquinas virtuales de sistema son VMware, VirtualBox y Microsoft Hyper-V.

Ventajas y desventajas de las máquinas virtuales

Las máquinas virtuales ofrecen muchas ventajas, a continuación, mencionaremos algunas de ellas:

  • Mayor seguridad. Se pueden usar para crear un entorno aislado en el que se pueden ejecutar aplicaciones peligrosas. De esta forma, si la aplicación se infecta con un virus, el virus no podrá infectar el equipo host.
  • Mayor flexibilidad. Permiten a los usuarios ejecutar aplicaciones incompatibles con el sistema operativo del equipo host.
  • Mayor eficiencia. Las máquinas virtuales permiten a los usuarios ejecutar varios sistemas operativos y aplicaciones en un solo equipo. De esta forma, se puede ahorrar espacio y dinero.
  • Mayor disponibilidad. Permiten a los usuarios tener acceso a sus aplicaciones y datos en cualquier momento y lugar.

Pero no son todo ventajas. Te cuento cuáles son sus principales desventajas:

  • Requieren de un hardware específico. Requieren de un hardware específico para funcionar de forma óptima.
  • Son más complejas de configurar. Las máquinas virtuales son más complejas de configurar que las máquinas físicas.
  • Pueden ser más costosas. Las máquinas virtuales suelen ser más costosas que las máquinas físicas debido al hardware específico requerido.
Equipo de redacción