El ancho de banda es la capacidad de una red de transmitir información a través de internet.

Dicho con otras palabras, tu conexión a internet está formado por tres componentes principales: latencia, ancho de banda y velocidad.

Ahora imagina un río. La anchura y la profundidad del río es el ancho de banda del río. Es decir, es su capacidad para transportar agua. Cuanta más agua pueda llevar, más ancho de banda tendrá ese río.

¿En qué se diferencia el ancho de banda y la velocidad?

Siguiendo con el ejemplo del río, la velocidad es el ritmo al que se desplaza el agua. Es decir, la velocidad de la corriente.

Un río puede ser muy caudaloso (ancho de banda), pero tener el agua estancada. En ese caso, estaríamos hablando de un gran ancho de banda y una velocidad muy lenta.

Pero nos falta un tercer elemento fundamental: la latencia. Según la definición de nuestro diccionario tecnológico, es el tiempo que pasa entre la solicitud y la respuesta del servidor.

Si quieres saber más, accede a nuestro artículo sobre latencia.

¿Cómo se mide el ancho de banda?

El ancho de banda se mide en bits por segundo. ¿Y qué es un bit? Una unidad de información.

Cuánta más información tenga un archivo, más bits tendrá. Así, por ejemplo, una película de alta calidad tendrá un tamaño de millones de bits (Gigabytes), mientras que un documento de texto solo tendrá varios miles (Megabytes).

Con esto en mente, el ancho de banda nos habla de qué cantidad de información puede viajar por la banda. A mayor ancho de banda, más capacidad tendrá para transportar archivos pesados.

Sin embargo, cómo hemos dicho, una cosa es la capacidad de transporte y otra la velocidad del transporte. En el primer caso hacemos referencia a la banda ancha y en el segundo a la velocidad de la banda.

En cualquier caso, es habitual utilizar el término ancho de banda como un sinónimo de velocidad. Esto es debido a que están altamente relacionados. Pero técnicamente son conceptos diferentes.

Equipo de redacción