El barco de vapor es un transporte marítimo propulsado por máquinas o turbinas de vapor. Esto quiere decir que los motores que hacen funcionar el barco encienden por medio del sistema de calentamiento y evaporación del agua.

Este sistema causó un gran impacto en su época, dejando atrás los barcos comunes que dependían del viento y las corrientes.

Historia del barco de vapor

La historia del barco de vapor tiene registros desde el año 1543 cuando en el «Archivo de la revolución de Simancas, España» se constató que en dicho año el inventor español Blanco de Garay propuso impulsar el barco la galera bajo el nombre de «Trinidad» con una máquina de vapor, pero dicha propuesta no tuvo apoyo financiero por parte de la corona.

En consecuencia, los barcos oficiales propulsados por máquinas de vapor llegaron un poco después de que James Watt creara sus populares máquinas. El primero se trató de un barco de aproximadamente 45 metros de longitud que cruzó el río Saona desde Lyon hasta Santa Bárbara creado en 1783.

Luego en 1803 el inventor John Stevens creó un barco de vapor de transmisión con hélices y en el mismo año el ingeniero e inventor Robert Fulton lanzó un barco de vapor al río Sena.

Años más tardes se perfeccionó el diseño de estos barcos extendiendo las calderas cilíndricas, resolviendo muchos problemas que presentaron los primeros.

¿Cómo funciona el barco de vapor?

Las protagonistas en los barcos de vapor son las chimeneas que se encargan de expulsar el humo producido por el vapor. De igual forma para que el barco funcione se requiere de una rueda que en conjunto con el motor a vapor hace que el barco adquiera mayor velocidad.

Por lo tanto, un barco de vapor posee un diseño muy similar al de todos los barcos con la única diferencia que el motor que lo impulsa funciona por medio del sistema de vapor.

Tipos de barcos de vapor

En la historia existieron dos registros de tipos de barcos de vapor. Estos son los siguientes:

  • Barcos de vapor alternantes. En este tipo la máquina de vapor se acciona por medio de presión, produciendo un movimiento rectilíneo de un émbolo. Este se trata de una bomba o cilindro del motor que tiene movimientos verticales para impulsar o recibir el fluido.
  • Barcos de vapor de turbina. En estos barcos no se ejerce una presión externa sino que lo hace por fuerza propia. En consecuencia hace girar un rotor que no es más que un sistema de impulsión.
Scarlet Pedroza