La historia de la electrónica data de los años 80 cuando el científico Thomas Edison observó por primera vez la emisión termoiónica (también conocida como efecto Edison). En la prueba se insertó una lámina dentro de una bombilla. Esto tuvo la finalidad de evitar que se oscureciera la ampolla de vidrio por el filamento de carbón.

El efecto se da debido a que los electrones de los átomos del filamento reciben una cantidad grande de energía en forma de calor. Esto hace que los electrones escapen de la atracción del núcleo y atraviesen el espacio vacío que posee la bombilla. Luego son atraídos por la polaridad positiva de la lámina.

La creación del diodo

Los estudios de Edison ocasionaron que tiempo después el ingeniero eléctrico John Ambrose Fleming inventara el diodo de vacío. Este consiste en un tubo de vidrio al vacío que contiene dos electrodos: el cátodo y el ánodo. El primero se trata de un filamento que se mantiene incandescente, el cual está conformado por un material que emite electrones térmicamente. El segundo no es más que otro filamento que se mantiene a temperatura ambiente y, además, posee un potencial positivo en relación al primero.

Ambos electrodos se deben conectar a una fuente de diferencia de potencial eléctrico. Así, los electrones emitidos termoiónicamente por el cátodo, viajan hacia el ánodo por la acción del campo eléctrico.

Este descubrimiento causó que se formara una región vacía donde pasara la corriente, siendo el primer componente electrónico semiconductor, ya que la corriente ocasionada por dicho vacío va hacia un sólo sentido. Es decir, los electores pueden viajar desde el cátodo hasta el ánodo, pero no en la dirección contraria.

El padre de la electrónica

Para el año 1906 llegó el inventor estadounidense Lee De Forest al inventar el triodo.​ Este artefacto es muy similar al diodo de vacío, la única diferencia radica en una rejilla de control la cual se ubica entre el cátodo y la placa. Su finalidad consiste en modificar la nube electrónica del cátodo para variar la corriente de placa.

Este invento fue uno de los más destacados, ya que le dio paso a la fabricación de grandes tecnologías como los primeros amplificadores de sonido, receptores de radio, televisores y muchos más.

Por esa razón, Lee De Forest se le conoce también como el «padre de la electrónica».

El triodo de vacío marcó un antes y un después en la industria de los equipos electrónicos, los cuales tuvieron su gran auge en el siglo XX, época en la que nació el término de «electrónica».

La electrónica moderna

Con el paso de los años estos inventos se fueron perfeccionando, creando a su vez otros con mejores opciones. Entre estos podemos encontrar los tetrodos, los cuales son válvulas de cuatro electrodos, los pentodos que son de cinco, entre otras válvulas de potencia alta.

Además, en estas actualizaciones también se vio contemplada la miniaturización de las mismas.

Tiempo después nace el transistor, generando otro gran cambio en la electrónica. Este dispositivo fue creado por Bardeen y Brattain (dos físicos de la compañía Bell Telephone) en el año 1948 y se sigue usando en la actualidad para la mayoría de las aplicaciones relacionadas con la electrónica.

A diferencia de las válvulas, los transistores son más diminutos y más frágiles, pero con mayor rendimiento energético. A su vez, no funcionan al vacío como las otras, sino que lo hacen en un estado sólido semiconductor el cual se le conoce como silicio. Esto ocasiona que no se necesiten muchos voltios para que pueda funcionar.

En la actualidad la electrónica se ha convertido en un gran campo de estudio en donde han surgido varias especializaciones. Entre ellas podemos encontrar la creación de los microchips, así como la electrónica digital.

Scarlet Pedroza