La batidora fue inventada por Herbert Johnston en el año 1908. Su diseño no tiene mucha diferencia a las batidoras de hoy en día, sólo que no se podía sujetar con las manos, sino que se trataba de un aparato fijo que se podía colocar sobre una mesa.

La primera batidora se ofreció al público en el año 1919 por la empresa «Hobart Electric Manufacturing Company», con la finalidad de ofrecer a los restaurantes una versión más pequeña de las batidoras.

Cabe destacar que estas ya habían sido inventadas pero a nivel industrial. Por lo tanto, fue un invento muy importante, ya que ahora cualquier persona podía usarlas.

Origen de las batidoras

Anteriormente se hacía uso de morteros, los cuales se trataban de unos cuencos hechos por lo general de piedra, bronce o madera. Estos tenían la finalidad de mezclar los ingredientes y por medio del pilón se trituraban para formar una mezcla homogénea.

No obstante, este método era muy agotador y se hizo necesaria la creación de una herramienta que fuera mucho más útil y rápida.

Fue así cuando nació la primera batidora casera en el mundo y gracias a eso, las mezclas que se solían formar en horas, ahora se hacían en cuestión de minutos, lo que mejoró la calidad de vida de los habitantes.

Comercialización de las batidoras

Al principio Herbert Johnston se había dedicado a vender las batidoras en los restaurantes de Estados Unidos, estos modelos no eran eléctricos todavía, sino mecánicos.

Luego de la batidora de Johnston varios inventores patentaron varias mejoras. Uno de ellos fue Ralph Collier que creó un mecanismo que permitía a la batidora tener partes rotatorias. Esto ocurrió en el año 1856.

Tiempo después Rufus Eastman obtuvo una patente por hacer que la batidora se conectada a un motor eléctrico, pero aunque ya se habían presentado estos nuevos modelos, aún no se comercializaba de forma global.

Fue así cuando en el año 1923 se lanzó al mercado una batidora doméstica por la compañía estadounidense «Air Mix Incorporated». El diseño de estas máquinas usaban un motor externo el cual estaba sujeto a la batidora por medio de unos tirantes.

Scarlet Pedroza