Antes de hacer mención de los tipos de navegadores que existen, es necesario explicar qué es un navegador y para qué funciona.

Un navegador web es aquel que interpreta toda la información existente en internet y nos permite visualizarla en una forma que comprendamos. En pocas palabras, sería el traductor de esa información.

Sin un navegador, no podríamos visitar los sitios webs, ya que es nuestro medio de acceso. Por lo tanto, es de vital importancia su funcionamiento.

Una vez dicho esto, es preciso mencionar los principales navegadores que existen:

 Google Chrome

Sin duda, este es el navegador más utilizado y conocido actualmente. Esto es debido a su velocidad, ya que puede iniciar, cargar páginas y ejecutar aplicaciones casi de manera instantánea. Además, es parte de las “Big Three”, obteniendo una mayor ventaja con respecto a los otros navegadores.

Sus inicios se remontan alrededor del año 2008 y desde entonces no ha parado, ofreciendo actualizaciones de forma constante.

Google, quien es su fundador, se encarga de financiarlo e investigar todo lo que esté en tendencia para brindarle la mejor experiencia a los usuarios. Además, el diseño de Chrome es bastante sencillo e intuitivo, convirtiéndolo en un navegador para todos los tipos de usuarios. Sin embargo, hay quienes lo rechazan por la privacidad de sus datos.

Al tener una cuenta en Google, el navegador toma tus datos de forma automática una vez que inicias sesión. No obstante, eso no debería ser mayor problema, ya que la seguridad que ofrece el navegador es muy grande, pasando por varias verificaciones que impiden que cualquiera ingrese a tu cuenta.

Mozilla Firefox

Es el segundo navegador más usado y el preferido por muchos usuarios que aseguran que les transmite mayor seguridad.

Entre sus características tenemos que es estable, tiene muy pocos errores y además es un software gratuito y de código abierto. Por lo tanto, ha ido mejorando a través de los años por miles de desarrolladores que han invertido su tiempo en ello.

En cuanto al diseño, Firefox tiene muchas opciones de personalización, contando con una gran cantidad de temas, complementos y extensiones para mejorar la experiencia de usuario.

Uno de los inconvenientes que puede presentar este navegador es en su visualización, ya que muchos sitios webs no cuentan con un diseño optimizado para éste, por lo que es descartado en algunas ocasiones.

Opera

A pesar de no ser tan popular como Chrome o Firefox, es uno de los navegadores con mejores críticas de parte de los usuarios. Además, es uno de los más utilizados en smartphones, gracias a su velocidad y personalización.

Se puede decir que es una combinación entre los dos anteriores, ya que utiliza el mismo motor de Google Chrome, por lo que podrás usar de igual forma sus extensiones.

Por otra parte, es muy personalizable al igual que Firefox, lo que lo convierte en uno de los más interesantes.

Una desventaja es que al no ser tan popular muchos sitios no cuentan con un diseño optimizado.

Safari

Este navegador no suele ser muy conocido por los usuarios de Windows. A pesar de ofrecer su software para la plataforma Microsoft, su avance en el mercado es muy lento, ya que las opciones que brindan no son nada destacables.

No obstante, la versión del navegador para Apple es completamente diferente, ya que cuenta con un mejor rendimiento que para la versión de Windows.

Una opción que gusta a los usuarios es su “modo lector” en el que se resalta el texto, mientras que el resto de la pantalla se difumina.

En comparación con los otros navegadores, Safari no posee tanta velocidad. No obstante, su sencillez lo hace estable, por lo que es muy recomendable para desarrolladores.

Internet Explorer y Microsoft Edge

Por último, tenemos Internet Explorer, el cual es el navegador más veterano de todos los que mencionamos anteriormente.

Debido a que pertenece a Microsoft viene incorporado en todos los ordenadores con el sistema operativo Windows (antes de la versión 10), aunque suele ser ignorado por la gran mayoría de usuarios.

En consecuencia, la compañía sacó al público el navegador Microsoft Edge, estrenado por primera vez en Windows 10 y Xbox One en el año 2015.

Este navegador está basado en Chromium y tiene ventajas como: disponibilidad multiplataforma, modo lectura, seguridad y rendimiento. No obstante, su tiempo en el público es mucho menor que los anteriores, por lo que todavía no se podría realizar una buena comparación.

Scarlet Pedroza