Al principio bautizado bajo el nombre de «omnibus», el autobús fue creado por el francés Stanislas Baudry en el año 1825.

Baudry era el dueño de unos baños termales. Por lo tanto, decidió crear un sistema de transporte del cual sus clientes se beneficiaran.

El omnibus recorría una trayectoria desde el centro de la ciudad hasta su establecimiento y su capacidad era para 15 personas. Al contrario de lo que te puedas imaginar, era tirado por caballos.

Si duda, un invento que cambiaría por completo la forma de trasladarse.

Inicios del autobús

Antes de que se creará el popular omnibus de Baudry, se tiene registros que para el siglo XVII se creó en París una especie de autobús. Como era de esperarse en la época, simplemente se trataba de una carroza. No obstante, no tuvo éxito debido a su precio elevado y a lo incómodo que era para los pasajeros.

Su creación se dio en el año 1662 y quebró para 1667. A pesar de ser una gran apuesta para la época, la sociedad no parecía estar preparada aún para este tipo de transporte, por lo que no duró mucho tiempo.

No fue hasta dos siglos después que el coronel Baudry decidió crear su gran sistema de transporte.

Como ya mencionamos, se inventó con la finalidad de brindar un sistema a sus clientes, llevándolo a tener tanto éxito que incluso los que no eran clientes se llegaban a montar para conocer sus alrededores.

Gracias a ello Baudry montó una compañía llamada «Enterprise Générale des Omnibus» la cual se basó en un servicio al público de autobuses.

Para aquella época el término que se empleaba era la palabra en latín omnibus que significa «para todos», siendo la razón por la que algunas personas aún le siguen llamando así.

Evolución del autobús

La idea de Baudry fue totalmente revolucionaria. Por esa razón, se le conoce como el principal inventor del autobús. Fue gracias a él que tiempo después en la ciudad de Nueva York llegó la idea, montándose allí la primera línea de omnibus para 1829.

De igual forma, en ese mismo año en Londres también se montó una línea, inspirando al inglés Walter Hancock quien creó el primer bus con motor a vapor. Esto hizo que se cambiara el término a «autobús» agregando el prefijo «auto» que significa «por sí mismo», ya que no se necesitaban de los tradicionales caballos.

El nombre del primer autobús oficial fue «Infant» el cual obtuvo una gran popularidad.

Luego, en el año 1895, el alemán Karl Benz creó el autobús motorizado y para 1906 se instaló la primera línea, recorriendo unos 5,8 km.

Como puedes ver, las distancias no eran tan largas y esto se debía a pequeños inconvenientes a la hora de manejar. Estos fueron la razón principal de que la idea se fuera perfeccionando hasta que en el año 1938 se incorporaran los motores diésel de parte de los hermanos Mack.

Hasta ahora se han creado autobuses de todo tipo. De hecho hubo una época donde se propuso la energía eléctrica, pero al no ser tan popular se desechó hasta que hoy en día se vio completamente necesaria.

Scarlet Pedroza