¿Quién inventó el lápiz?

El lápiz fue inventado por Nicolas-Jacques Conté en el año 1795. Este invento es el más parecido a un lápiz moderno, ya que se usó grafito pulverizado mezclado con agua y arcilla.

Sin embargo, este método de fabricación había sido inspirado de Josef Hardtmuth de Koh-I-Noor, un Austriaco que produjo minas de grafito y arcilla.

Por lo tanto, muchas personas no lo consideran como el inventor oficial, ya que anteriormente existieron personas que crearon herramientas muy similares. Aunque, cabe destacar, que la creación de Conté fue la más similar a la de un lápiz actual.

Origen del lápiz

Antes de que Conté creara el popular lápiz hecho a base de grafito y arcilla, existieron varias creaciones antiguas que se pueden tomar en cuenta. Entre estas tenemos la de una barrita de plomo con aleación de estaño la cual fue creada de la mano de Alberto Durero, un pintor y grabador alemán.

A esta barrita se le conoció como «punta de plata» y se podía borrar muy fácilmente con migas de pan.

Seguido de Durero llegó el alemán Conrad von Gesner, quien comenzó a emplear el grafito envuelto en madera. Por lo tanto, también se le denomina como el creador oficial de esta herramienta.

Su creación se dio muchos años antes que Conté, para ser exactos en el año 1565. Para aquella época el grafito era conocido como «plomo negro» hasta que en 1789 se le cambió por su nombre actual gracias al científico alemán Abraham G.Werner.

Evolución del lápiz

Debido a la escasa de materia prima de ese entonces, Conté decidió crear un método nuevo de fabricación del grafito en polvo. Este consistía en calentarlo al rojo en un crisol y luego, al mezclarlo con la arcilla, se producían lápices tanto negros como de color, surgiendo el popular «lápiz bicolor».

Para hacer el lápiz negro se usaba pasta de arcilla muy fina mezclada con negro de humo. Por otro lado, el lápiz rojo se fabricaba con el hierro oxidado, cola de pescado y goma arábiga y el lápiz azul con arcilla y azul de Prusia.

A partir de allí, surgieron diversas empresas. Entre ellas la popular Faber-Castell que aún sigue activa en la actualidad. Para aquella época los lápices de Faber no eran tan conocidos como los de Conté, pero tiempo después tomarían el mando.

Algo curioso en la historia es que paralelamente a Conté un arquitecto y austriaco de nombre Joseph Hardtmuth creó una herramienta parecida. Por lo tanto, Hardtmuth también es considerado como el inventor del lápiz.

Hoy en día es una herramienta que se sigue utilizando y aunque algunos prefieran otras más nuevas como el portaminas o el lapicero, lo cierto es que el lápiz no pasa de moda.

Scarlet Pedroza