El invento del barómetro se le atribuye al físico y matemático italiano Evangelista Toricelli en el año 1643. Sin embargo, su nombre oficial se dio en el año 1676 por el francés Edme Mariotte.

La finalidad principal del barómetro es medir la presión atmosférica. En pocas palabras, medir el peso exacto que posee el aire sobre la superficie terrestre. Por lo tanto, es un instrumento muy útil para hacer previsiones meteorológicas.

Historia del barómetro

La historia del barómetro impone un gran cambio en la física, ya que se refuta el pensamiento sobre la imposibilidad del vacío dada por filósofos como Aristóteles.

Tiempo después el científico Galileo Galilei reconoce que, aunque esté de acuerdo con la resistencia de la naturaleza al vacío, podría existir un límite. Por esa razón, creó un experimento donde dos chorros de agua en una bomba no superaban la altura de diez metros aunque estas fueran de distinta anchura.

Este experimento fue el que le dio paso a Toricelli, quien fue alumno de Galilei.

Toricelli, para comprobar que el aire que nos rodea tiene un peso, ideó un experimento el cual se basó en un tubo abierto en uno de sus extremos. El tubo poseía unos 850 mm de longitud y decidió colocarlo con mercurio, por ser más denso que el agua.

Al realizar el experimento se dio cuenta que el nivel de mercurio bajaba hasta la altura de 760 mm, lo que hizo deducir que existía una fuerza contraria (atmósfera) la cual hacía que el mercurio no bajara más allá del valor indicado, marcando así el inicio del barómetro actual.

¿Cómo funciona?

El barómetro de Torricelli consiste en un tubo de vidrio el cual está cerrado por un extremo superior y abierto por el extremo inferior. Luego, este tubo es llenado con mercurio y mientras se tapa el extremo abierto, se lleva a un recipiente con el mismo líquido. Una vez que esté colocado se destapa, haciendo que el mercurio descienda algunos centímetros.

Este efecto fenómeno se le conoce como el «vacío de Torricelli» y debido a este podemos tener una idea sobre la presión atmosférica de acuerdo a la altura de la columna de mercurio.

Sin embargo, a pesar de ser el primer barómetro más exacto creado en la historia, actualmente se desaconseja su uso por la toxicidad del elemento.

Hoy en día existen otros tipos de barómetros como el barómetro aneroide y el altímetro muy usado en la aeronáutica.

Scarlet Pedroza