¿Quién inventó el termómetro?

A pesar de que muchos científicos colaboraron en la creación del termómetro, lo cierto es que Galileo Galilei fue el origen de todo cuando en el año 1592 creó una herramienta conocida como «termoscopio», la cual daría paso a la evolución del termómetro.

Esta herramienta se puede usar actualmente en muchas áreas. No obstante su funcionalidad sigue siendo la misma, la cual es medir la temperatura.

La creación de Galilei

El popular astrónomo creó el termoscopio con la finalidad de calcular la temperatura ambiental. Pare ello, diseñó una herramienta que poseía forma de varilla, la parte superior terminaba en un bulbo y la parte inferior se introducía en una jarra con agua.

Su funcionalidad era básica y consistía en que cualquier cambio que surgiera en la temperatura del aire dentro de la ampolla, haría un efecto de succión en la columna de agua. Por lo tanto, el agua ascendía con este cambio.

El invento de Galilei fue un gran descubrimiento para la época e inspiró a otros inventores a mejorar la creación.

Uno de los inconvenientes que poseía el «termoscopio» de Galilei era que no poseía una escala graduada. Además la altura del líquido dependía mucho de la presión atmosférica. Por lo tanto, era necesario realizar unas cuantas modificaciones.

Evolución del termómetro

Luego de que el invento de Galilei se publicara, pasaron al menos 100 años hasta que en 1611 un médico veneciano llamado Santorio Santorio decidió agregar al invento una escala numérica con la finalidad de cuantificar la temperatura.

A su vez, Santorio no sólo decidió agregarle la escala, sino que además decidió implementarlo en la toma de la temperatura corporal, creándose así el primer termómetro clínico.

Hasta ese momento seguía con el nombre bautizado por Galilei hasta 1624 cuando un jesuita llamado Jean Leurechon comenzó a llamarlo por su nombre actual.

Tiempo después personajes como el duque Fernando II de Medici y el científico Newton dieron un gran aporte. El primero se dio cuenta que con aguardiente el cálculo era más preciso, mientras que el segundo propuso una escala nueva.

Así fue como en 1714 el físico holandés Gabriel Fahrenheit cambió el aguardiente por mercurio, creando a su vez una nueva escala que lleva su apellido. Dicha escala fue replanteada años después por Anders Celsius, creándose así la medición que ya conocemos.

Scarlet Pedroza