La bicicleta fue inventada por el alemán Karl Drais en el año 1817. Al principio se le nombró como «máquina andante» y tiempo después se le llamó la «draisiana».

La primera demostración de la bicicleta se hizo el 12 de junio del mismo año, haciendo un recorrido de Mannheim a Schwetzingen. Luego, un año después, se le otorgó un privilegio del Ducado, que para aquella época era el equivalente a una patente actual.

Asimismo se le otorgaron las patentes oficiales por su invención en Prusia y Francia.

Origen de la bicicleta

Los inicios de la rueda datan desde épocas muy tempranas y se ha evidenciado que en el Antiguo Egipto se crearon equipos compuestos por dos ruedas unidas por una barra, muy similares a los de una bicicleta hoy en día.

A su vez en China se creó un artefacto parecido, pero con las ruedas hechas de bambú. Incluso, hay quienes comentan que la bicicleta está creada desde siglos atrás, pero no existe ninguna prueba de ello, ya que la única evidencia existente (la obra de Codex Atlanticus de da Vinci) resultó ser una falsificación añadida luego de su restauración.

De igual manera, se rodó la idea de que en el año 1791 se inventó el celerífero, el cual también se conocía como «caballo de ruedas» y fue creado por el conde francés Mede de Sivrac en la ciudad de París.

El artefacto se trataba de un cuerpo de caballo de madera con patas delanteras y traseras que giraban dos ruedas. Algunos tenían forma de culebra o de algún cuadrúpedo.

No obstante, la historia fue inventada por un periodista Francés con la finalidad de sentir gratificación al ver la máquina hecha por alguien de la misma nacionalidad.

Por lo tanto, el creador oficial y del que se tiene evidencia es el mencionado barón alemán Karl Drais.

¿En qué consistía la primera bicicleta?

Al principio se le concedió el nombre de «máquina andante», ya que no poseía pedales como las bicicletas actuales. Por lo tanto, se trataba de un carro de dos ruedas colocadas una detrás de la otra y un manillar.

Al igual que en las actuales, el conductor tenía una montura donde se colocaba para apoyarse y luego para coger impulso. Simplemente debía hacer uso de sus pies. Este movimiento hacía que la máquina comenzara a rodar, obteniendo la velocidad de un carruaje de la época.

De igual forma tenía un apoyo para los brazos y las manos sostenían una vara de madera que se encontraba unida a la rueda delantera.

El invento de Karl fue creado por la necesidad de ayudar al ser humano al no desperdiciar tanto esfuerzo al caminar. Por lo tanto, creó un vehículo más sencillo que el de un carruaje donde la persona pudiera reposar su peso y al mismo tiempo adquirir más velocidad.

Luego de este invento llegó el velocípedo, evolucionando rápidamente hasta llegar a una bicicleta actual.

Scarlet Pedroza