Proxy

Un servidor proxy es aquel intermediario entre la salida y llegada de una solicitud. Es decir, para que un ordenador pueda acceder a la web, deberá pasar por ese servidor proxy.

Por lo tanto, si en una empresa existe un proxy para poder navegar por internet, es necesario que todos los dispositivos que estén conectados a la red posean dicha dirección para poder acceder por completo. De no tener esta configuración, será imposible navegar en internet.

Funciones de un servidor proxy

Existen 3 funciones principales que puede cumplir un proxy, éstas son:

  • Filtrado de contenido: ya que funciona como un intermediario de acceso, un proxy puede generar un bloqueo a cierto contenido, ubicándolo por categorías. Esto suele ser usado en su mayoría por las empresas al bloquear las redes sociales a sus empleados con la finalidad de aumentar la producción.
  • Control de acceso: al igual que el anterior este tiene la finalidad de restringir el acceso, sólo que en este caso se les hace a los usuarios mediante su dirección IP o su inicio de sesión, garantizando aún más protección.
  • Caché: esta es otra función muy común que trae muchos beneficios, ya que guarda la información de toda una página, almacenándola en el caché para no tener la necesidad de volver hacer uso del internet y ahorrar la solicitud de datos.

Ventajas

Luego de haber definido sus principales funciones, es necesario nombrar todas las ventajas que trae consigo:

  • Mayor control: al servir como intermediario, los usuarios administradores no tendrán la necesidad de hacer ninguna actividad, ya que el proxy lo hará todo, garantizando mayor control.
  • Velocidad: gracias al caché generado por el proxy, los usuarios pueden consultar las páginas con mayor velocidad, sin la necesidad de utilizar internet para acceder a ella, ya que cargaría la página al instante.
  • Ahorro: debido a que no es necesario el uso del internet, la compañía ahorra los recursos necesarios para la gestión de las conexiones.

Desventajas

A pesar de que un servidor proxy posea varios pros, también consta de algunos contras. Entre éstos tenemos:

  • Sobrecarga. Debido a que el proxy funciona como un intermediario entre los usuarios y la conexión, muchas veces puede sobrecargarse de tareas en una red bastante amplia. Lo que puede ralentizar el servicio en algunos casos.
  • Información errada. Si se guarda el caché de una información antigua, puede mostrarle al usuario datos que estén completamente caducados, por lo que es necesario actualizar para estar completamente seguros.
  • Falta de privacidad. Al tener el control de acceso de todos los usuarios, puede verse afectada un poco la privacidad de éstos, lo que ha ocasionado muchas quejas al respecto.

Como todo, un proxy tiene tanto ventajas como desventajas. Muchos usuarios pueden oponerse a la idea de ejercer un control en su navegación. Sin embargo, es de gran ayuda para las personas que administran la red, ya que les ahorra tiempo, haciendo el trabajo por ellos.

Lo importante es consultar los requerimientos de tu empresa o sitio a instalar la red y analizar si es necesario o no utilizar esta gran herramienta.

Scarlet Pedroza