Tecnología inalámbrica

La tecnología inalámbrica es aquella que brinda comunicación entre dos dispositivos sin el uso de cables o cualquier medio físico.

Entre las tecnologías inalámbricas encontramos la radiofrecuencia, las ondas infrarrojas y los microondas.

Para que funcione, se usa el aire como medio, ya que a través de este se envían las ondas electromagnéticas. En esta comunicación existe un emisor y un receptor, el primero se encarga de enviar la información codificada y el segundo la decodifica y la recibe.

Historia

La transmisión inalámbrica se inició aproximadamente en el siglo XIX cuando el físico Heinrich Hertz descubrió las ondas electromagnéticas, cómo producirlas y detectarlas, logrando para el año 1888 la primera transmisión sin cable por medio de dos puntos ubicados en una distancia muy corta.

Gracias a este experimento, descubrió que las ondas electromagnéticas podían enviar y recibir información de un lugar a otro a través el aire sin la necesidad de usar cables.

Luego en 1890 el ingeniero electrónico Guglielmo Marconi creó las primeras comunicaciones por radiofrecuencia comerciales por medio del telégrafo inalámbrico. Este alcanzó una distancia de 1 km y fue considerada la primera transmisión inalámbrica oficial.

No obstante, muchos científicos aseguran que la primera fue realizada por Nikola Tesla por medio de la radio.

¿Cómo funciona la tecnología inalámbrica?

Como mencionamos anteriormente, esta tecnología trabaja con ondas electromagnéticas. Para que funcione se necesita de un transmisor y un receptor. Ambos se encuentran en un extremo del sistema inalámbrico, usando una antena cada uno.

La frecuencia de estas ondas es la velocidad a la que vibra la señal. Es decir, la frecuencia equivale a la cantidad de veces que se repite la onda en un segundo y se expresa en Hertzios en honor al físico.

Por lo tanto, una onda de 1Htz se repite una vez cada segundo.

Para que se haga efectiva la comunicación, el transmisor debe generar una onda eléctrica la cual se propaga a través de los cables internos del dispositivo hasta su antena, la cual toma el papel de conductor. Luego, esta corriente eléctrica recorre toda la antena y posteriormente esta envía la información como onda electromagnética.

Una vez enviada la información el receptor toma las ondas para crear pequeñas señales eléctricas en la antena, haciendo el proceso inverso del transmisor.

Tipos de tecnología inalámbrica

De acuerdo a la frecuencia en la que se transmiten las ondas, se pueden clasificar en varios tipos:

  • Radiofrecuencia (RF): Tienen un rango de 3KHz a 300GHz y se generan de forma fácil. Esta comunicación depende de varios factores como la longitud de la onda, la potencia del transmisor, la calidad del receptor y las dimensiones de la antena.
  • Infrarrojos: Son aquellas radiaciones electromagnéticas que tienen longitudes de ondas muchas más largas que la luz visible y se generan por medio de un diodo LED. Se usan para comunicaciones de poca distancia y no pueden viajar a través de objetos sólidos.
  • Microondas: Estas varían de un metro a un milímetro y su frecuencia es de 300MHz a 300GHz. Se usan para transmitir datos en frecuencias en donde no interfieran las ondas RF. Son ideales para comunicaciones de larga distancia.

Además de estos tipos, también podemos encontrar otras tecnologías muy conocidas como el WiFi, el WiMAX y el Bluetooth.

Scarlet Pedroza