Inteligencia Artificial

La inteligencia artificial son las capacidades que tienen las máquinas, las cuales poseen analogías con el cuerpo, el cerebro y la mente humana. De igual forma, también se define como aquella tecnología que percibe el ambiente y, a su vez, ejecuta acciones para maximizar su potencial en cuanto alguna tarea u objetivo en específico.

A diferencia de los seres humanos, las máquinas no poseen las funciones “cognitivas” por su cuenta, sino que la imitan. Por esa razón se le agrega el término “artificial”. Una máquina sólo ejecutará las tareas para las cuales está programada.

Sin embargo, la similitud en cuanto al procesamiento de datos, ha hecho que surjan ciencias como la cibernética, en donde se estudia este parecido, analizando si existe la posibilidad de que alguna vez pueda imitarlo con exactitud.

Origen e historia de la Inteligencia Artificial

Su origen se remonta en el año 1956 en la Conferencia de Dartmouth, la cual se caracterizó por ser un evento donde se evaluaron los procesos de las máquinas para darle vida a lo que hoy conocemos como Inteligencia Artificial.

El concepto fue dado por el informático John McCarthy durante dicha conferencia, donde no sólo se tomaron en cuenta los procesos, sino que, además, analizaron todo sobre la inteligencia humana para crear un sistema que pudiera imitarlo.

Características de la Inteligencia Artificial

Popularmente conocida como IA, esta tecnología se caracteriza principalmente por tener un proceso automatizado el cual imita el razonamiento y/o comportamiento humano. No obstante, podemos clasificarla en varias características que explican mucho mejor el término.

  • Capacidad para reaccionar ante la información brindada por el entorno.
  • Memoria y conocimiento.
  • Capacidad para resolver ciertas tareas.
  • Percepción sensorial (auditiva, visual, táctil), imitando los sentidos del ser humano.
  • Capacidad para evolucionar.
  • Medible.

Como puedes ver, la Inteligencia Artificial consta de muchos procesos que, en un marco general, imitan casi todas las características del cerebro, cuerpo y mente humana, con la finalidad de ejecutar tareas complejas que son normalmente realizadas por una persona, para automatizarla y aumentar el rendimiento.

Por ejemplo, hoy en día, existen máquinas capaces de gestionar las tareas del hogar (lavar, barrer, entre otros) para ahorrar tiempo con la finalidad de que se pueda realizar otra actividad de mayor importancia.

Tipos de Inteligencia Artificial

La IA se puede clasificar en varios tipos. No obstante, tenemos dos ejemplos que mencionaremos a continuación.

El primero divide la Inteligencia Artificial en dos tipos: la IA débil (también conocida como estrecha) y la IA fuerte. La primera se crea con la finalidad de realizar alguna tarea en particular, es decir, en su desarrollo sólo se incluyeron programas en específico. Unos ejemplos de esta Inteligencia Artificial son los siguientes:

  • Siri de Apple.
  • Personajes de un videojuego.

Luego tenemos la IA fuerte la cual ha generado mucho debate alrededor de ella. En términos generales, la Inteligencia Artificial fuerte es aquella que posee habilidades cognitivas como las de un ser humano. De tal manera que, pueda encontrar soluciones por su propia cuenta hacia una tarea en específico.

Para este concepto, el matemático Alan Turing creó una prueba en el año 1950 para saber si una máquina puede pensar como un ser humano. Este método fue algo polémico, pero a partir de allí, se sacaron las siguientes características de este tipo de IA:

  • Sólo ha existido en la ciencia ficción, caracterizando personajes muy conocidos como Wall-E, J.A.R.V.I.S, Sony, T-800.
  • Puede resolver cualquier clase de problemas por su cuenta.
  • Es proactivo.
  • Es flexible.
  • Se autoprograman.

El segundo ejemplo que mencionaremos fue brindado por el profesor asistente de biología integradora e ingeniería y ciencias de computación, Arend Hintze, en la Universidad Estatal de Michigan, quien divide la Inteligencia Artificial en cuatro tipos:

1. Máquinas reactivas

Este tipo de máquinas están programadas para resolver un problema en específico con la capacidad de predecir, de acuerdo a la información que se le brinde, pero no porque posea memoria, sino porque cuenta con datos de análisis muy extensos.

Un ejemplo puede ser el Deep Blue, la cual fue una supercomputadora desarrollada por IBM, conocida esencialmente por derrotar a Garry Kasparov en un juego de ajedrez en los años 90.

2. Memoria limitada

A diferencia del anterior, este tipo de IA sí posee memoria y la utiliza para informar sobre movimientos futuros. Un ejemplo puede ser los vehículos autónomos, quienes informan al usuario las acciones que podrían ocurrir de acuerdo a eventos pasados. No obstante, como su nombre lo indica, esta memoria es limitada, por lo que no se conserva por mucho tiempo.

3. Teoría de la mente

Este surgió a través de un concepto psicológico y se refiere a que la máquina puede desarrollar sus propias creencias con intenciones y deseos que interfieren en su comportamiento. Este tipo de IA no existe en la vida real.

4. Autoconocimiento

Al igual que el anterior, este tipo de IA no existe y se refiere básicamente a aquellos sistemas que pueden reconocer de forma consciente a ellos mismos y a los demás. Básicamente, otro ser humano.

Ventajas y desventajas de la Inteligencia Artificial

La IA es un campo de estudio que sigue evolucionando y que posee muchas expectativas. Por esa razón, hemos resumido algunas de sus ventajas y desventajas.

Ventajas de la IA

  • Automatización de los procesos. Esto ahorra mucho tiempo, ya que una tarea que normalmente se hace en horas, con la automatización se puede hacer en cuestión de minutos.
  • Mayor rendimiento en las áreas donde se aplique. Al tener automatizados los procesos, aumenta el rendimiento en lugares como empresas, hospitales y cualquier área a la que sea aplicada.
  • Precisión. Un ejemplo que podemos encontrar en esta ventaja es en el área de salud, la precisión de la IA hace que los trabajos realizados por cirujanos tengan mayor eficacia.
  • Agilidad y velocidad. Al no pasar por el proceso de razonamiento, la IA ejecuta las tareas de forma más rápida.

Desventajas de la IA

Las principales desventajas de la inteligencia artificial son las siguientes:

  • Pocos profesionales cualificados. Al ser una tecnología muy compleja, cuenta con pocas personas que se especialicen en el área, lo que hace que el avance de estudio sea algo lento.
  • Costoso. Para poder desarrollarla utiliza de materiales con precios muy elevados que no son accesibles en todo el mundo.

Ejemplos y aplicaciones de la Inteligencia Artificial

Actualmente la IA abarca muchos campos. No obstante, estos son los principales:

  • IA en la medicina. Este es el campo donde más estudios se han realizado. Al ser uno de los campos más importantes para el ser humano, se ha invertido mucho en ello. Algunos ejemplos son: IBM Watson, la cual se creó con la finalidad de hacer un mejor diagnóstico, gracias a la extensa base de datos creada a partir de información encontrada en enciclopedias, diccionarios, artículos y mucho más. Esta máquina se encarga de responder una serie de preguntas con gran exactitud.
  • IA en los negocios. Gracias al incremento de la productividad, la IA ha sido tomada en cuenta en las empresas. Un ejemplo de ello son los famosos chatbots para atender a los usuarios y/o clientes y mejorar la calidad de servicio.
  • IA en el entretenimiento. La IA no sólo ha sido probada para temas serios, sino también se ha invertido mucho en el ocio. Un ejemplo puede ser los personajes creados en diversos videojuegos.

Son muchos los campos en los que se puede emplear la IA. Sin embargo, se hace necesario la incorporación de más profesionales en el área, para llevarla a un nivel mucho más elevado.

Scarlet Pedroza