Telemática

La telemática es la combinación de dos ciencias: la informática y la tecnología de la información, uniendo las funcionalidades de ambas para transmitir datos mediante el desarrollo de procesos, diseños y entre otras técnicas.

El origen del concepto viene de la palabra “télématique” en francés. Fue plasmada en el año 1976 por medio de un informe llamado Nora-Minc donde se exponía la evolución de la tecnología en los años siguientes.

En pocas palabras, la telemática se encarga de estudiar todos aquellos procesos y equipos que intervienen en el envío y recibo de datos, investigando a fondo la unión entre las ciencias ya mencionadas.

¿Cómo opera la telemática?

Para trabajar con la telemática se puede sacar una carrera como técnico o ingeniero en telemática, permitiéndole al graduado trabajar en distintas áreas como lo son las telecomunicaciones, las redes y demás.

Por lo tanto, se puede decir que la telemática opera en entornos donde se ve plasmada la informática como lo es un departamento de TI (tecnologías de la información) para realizar actividades como el mantenimiento, instalación y conexión de las redes y sus topologías.

Además, un especialista en telemática también se encarga de supervisar y administrar todos los equipos en telecomunicaciones, prestando toda la atención necesaria para grandes y pequeñas áreas.

¿Cuáles son los dispositivos en los que es empleada la telemática?

Son todos aquellos que forman parte de los sistemas en telecomunicaciones. Estos se dividen en 3 grupos:

  • Dispositivos cliente:
    • Redes de área local (LAN).
    • Módems.
    • Routers.
    • Teléfonos móviles y fijos.
    • Conmutadores privados.
  • Dispositivos de transmisión:
    • Satélites de comunicaciones.
    • Fibra óptica.
    • Bucles locales.
    • Multiplexores.
  • Dispositivos de conmutación pública:

Los conmutadores no son más que dispositivos que se utilizan para interconectar redes de otros equipos y se clasifican en dos categorías:

  • Conmutadores analógicos.
    • Conmutadores digitales.

Protocolos y su pila

Un protocolo se entiende como a la serie de normas que se establecen para garantizar la conexión entre dispositivos. Para organizarlos se creó una pila de varios protocolos, siendo el de internet (TCP/IP) el más conocido, constando de 5 capas:

  • Capa 1 – Capa de aplicación: En esta capa se encuentran las aplicaciones de red, incluyendo protocolos como el HTTP para la navegación a internet, SMTP para el envío y recibo de mensajes y FTP para el envío y recibo de archivos.
  • Capa 2 – Capa de transporte: Es la encargada de transmitir esos datos mediante los llamados protocolos de transporte. Entre ellos tenemos el TCP como el protocolo de control de transmisión y el UDP como el protocolo de datagramas de usuario.
  • Capa 3 – Capa de red: Esta capa se encarga de transportar todos los paquetes de red. Uno de los más conocidos es el protocolo IP, el cual transmite los paquetes generados al navegar por internet.
  • Capa 4 – Capa de enlace: Es la capa que traslada los paquetes de redes de un nodo a otro. Es decir, es la que sirve de transporte para la capa de red, guiándola a través de los nodos.
  • Capa 5 – Capa física: Por último, tenemos esta capa, la cual traslada bit por bit por cada una de las tramas existentes en los nodos. Por lo tanto, depende de la capa de enlace para operar, ya que le servirá como guía entre la ruta de los nodos.

Todos estos conocimientos son necesarios para operar con la telemática, teniendo en cuenta que los dispositivos se van actualizando con el paso del tiempo.

Scarlet Pedroza